Que las lluvias que te mojen…

sean suaves y cálidas.
Que el viento llegue lleno
del perfume de las flores.
Que los ríos te sean propicios
y corran para el lado que quieras navegar.
Que las nubes cubran el sol
cuando estés en el desierto.
Que los desiertos se llenen de árboles
cuando los quieras atravesar.
O que encuentres esas plantas mágicas
que guardan en su raíz el agua que hace falta.
Que el frío y la nieve lleguen
cuando estés en una cueva tibia.
Que nunca te falte el fuego
cielo.
Si te falta el amor,
no hay agua ni fuego que alcancen
para seguir viviendo…
______________Gustavo Roldán
Limpiezas Energéticas
>