Práctica de relajación

Es una práctica muy sencilla basada en ir relajando nuestro cuerpo a través de la respiración e ir calmando nuestros pensamientos y nuestra agitación interior.

Se trata de respirar y observarnos sin juicio, a lo cual vamos aprendiendo conforme vamos practicando.

Hoy en día compaginar ser padre-madre con el mundo laboral  resulta un gran desafío para la salud física y el equilibrio emocional de la persona. por lo que es muy aconsejable que los padres se dediquen un tiempo para ellos aprendiendo  prácticas de relajación consciente por los innumerables beneficios que aporta.

Limpiezas Energéticas
>